La multiplicación de las plantas ornamentales por esquejes

 

Para la reproducción de las plantas hay dos posibilidades, una es la vía sexual (multiplicación mediante semillas o esporas) o la vía asexual (propagación vegetativa). 

La reproducción vegetativa explota la habilidad natural a través de la separación de partes vegetativas de tejido vegetal como: raíces, brotes y hojas. Se utilizan células vegetales es más rápido el crecimiento, desarrollo y floración de la planta; en un año puede dar flor. La planta llega a la madurez antes que si se reproduce por semilla. Es exactamente igual a la planta madre. Los principales métodos de reproducción vegetativa son: la división, la obtención de esquejes (tallo-hoja), el acodo y el injerto. 

Hoy hablaremos de la reproducción o multiplicación de las plantas por esquejes de tallo.

Los esquejes de tallos pueden ser de tres tipos: jóvenes o tiernos, semi-maduros o semi-leñosos y maduros o adultos). Los esquejes son un fragmento de la planta madre. Es recomendable cortar debajo del nudo porque es donde se encuentran los tejidos meristemáticos y es donde hay mayor actividad, cortar al bies.

Esqueje de tallo joven o tierno

En primavera esquejes de tallo tierno o joven, la planta está más activa y es más rápido.Tallos de un grosor de 1,5 a 5 a 6 mm. y una longitud de 5 a 10 cm. Podar una tercera parte de las hojas, para evitar la transpiración, dejar entre unas 2 y 3 hojas de la parte superior del esqueje. Preferentemente que tengan unos cuatro nudos y al plantarlo tiene que quedar uno o dos nudos debajo de la tierra. Plantar en sustrato rico en turba o fibra de coco o de plantas de interior

Esqueje de tallo semi-maduro o semi-leñoso

Son tallos mitad verde – marrón, de un diámetro de 7 a 8 mm. y de una longitud de 5 a 12-13 cm. como mínimo unos cuatro nudos o más. Se puede utilizar el mismo tipo de sustrato que para los esquejes jóvenes o una mezcla de un 50% de sustrato para plantas de interior y otro 50% de sustrato para plantas de exterior. 

Esqueje maduro – adulto o leñoso

El tallo debe ser preferentemente del mismo año, de 7 a 8 meses hasta un año y medio máximo. Este tipo de esqueje se hace entre el otoño y el invierno (pierden menos agua). La longitud deber ser de un mínimo de 5 cm hasta unos 15 cm. Hasta al menos dos meses no tienen raíces. Es recomendable utilizar un sustrato para plantas de exterior. 

Para todos los tipos de esquejes no se deben exponer al sol ya que este los deshidrata. Requieren de una humedad relativa favorable y evitar corrientes de viento. Es recomendable cubrir los esquejes con una malla, vidrio o con un plástico con el fin de realizar un efecto invernadero. Una vez que está desarrollada la raíz se pueden exponer progresivamente en una ubicación con sol para que la planta se estabilice y desarrolle el crecimiento. 

El riego debe ser constante día por medio. Depende del ambiente y la orientación. En otoño-invierno cada dos o tres días. 

Esquejes de tallo de Albahaca obtenidos de la planta madre, en agua. Ejemplo de raíz después de 3-2-1 semanas en agua
Esquejes de tallo de Albahaca obtenidos de la planta madre, en agua. Ejemplo de raíz después de 3-2-1 semanas en agua

 

Todas las herbáceas se reproducen de gajos 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.