Aloe vera

Aloe aristata
  • Familia: Aloeáceas-Liliáceas.
  • Género: Aloe, género de árboles, arbustos y plantas perennes, compuesto por unas 300 especies aproximadamente. Crecen de manera espontánea en África, Madagascar y la península arábiga. De hojas dispuestas en rosetas y suculentas, las hojas varían en tamaño, carnosidad y colores según las diferentes especies. Las flores son estrechas, tubulares y acampanadas. Generalmente las especies mayores, requieren de pleno sol y las más pequeñas toleran una media sombra. Son sensibles a las heladas. 
  • Especie: Angiosperma, plantas con flores y frutos con semillas.
  • Origen: nativa de Sudáfrica.
  • Descripción: planta perenne que forma una roseta basal. Alcanza una altura de unos 20 cm y unos 35 de diámetro aproximadamente.
  • Follaje: perenne, con hojas carnosas, gruesas y acuminadas (largamente agudo terminando en punta larga) y bordes con dientes blandos. De color verde oscuro con manchas blancas. 
  • Floración: en primavera produce flores en espiga de color rojo-anaranjado. 
  • Exposición solar: pleno sol las plantas adultas mientras que las más pequeñas viven mejor en una situación de media sombra.
  • Clima: de clima cálido y seco. Tolera las sequías y las heladas ligeras. Es una especie apta para el clima marítimo. Temperatura mínima 7º C.
  • Suelo: requiere de suelos arenosos y secos, bien drenados. Es recomendable utilizar el sustrato especial para crasas y cactus. Evitar excesos de riego y suelos encharcados.
  • Riego: moderado durante la época de crecimiento, dejando secar el sustrato entre cada riego y escaso durante el otoño-invierno. 
  • Multiplicación: se multiplica libremente o por división de hijos. Es recomendable ir separando los hijos a medida que van saliendo, ya que luego al tener muchos hijos y grandes es más complicado la división. 
  • Usos y valoración ornamental: se cultiva como planta ornamental y medicinal. Ideal para cultivar en jardines de bajo mantenimiento, jardines de rocallas, xerófilos y en jardines junto al mar. Es una especie de muy fácil cultivo y bajo mantenimiento. Apta para el cultivo en tierra como en maceta. En tierra con la reproducción libre de los hijuelos colonizan el espacio por lo que es importante tenerlo en cuenta si se plantará en el jardín. De lo contrario es recomendable cultivarlas en macetas para mantener controlado el crecimiento. 
  • Otros usos: junto con la Aloe vera posee propiedades medicinales siendo muy rica en aminoácidos, vitaminas, minerales y enzimas. Su jugosa pulpa ayuda a curar heridas y quemaduras en la piel. Ideal para tener en casa como parte del botiquín de primeros auxilios natural y ecológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *