Rosales (parte I) descripción & características generales

El Rosedal del Parque del Buen Retiro, en Madrid

 

  • Género de arbustos caducos o semiperennes, pertenecientes a la familia de las Rosáceas y principal representante de ésta familia. Existen entre 100 y 150 especies de rosales silvestres e incontables derivados híbridos. Naturales de la mayor parte del hemisferio norte, principalmente de las regiones templadas.
  • Los rosales, varían desde arbustos pequeños, de menos de 60 cm. de altura, hasta de enormes y extendidos como es el caso de la Rosa gigantea, que puede llegar a una extensión de 30 metros. Como así también podemos apreciar los rosales trepadores de tallos leñosos.
  • En siglos pasados, las rosas, tenían fines medicinales, como en los jardines medievales (Edad Media), los rosales eran una de las pocas plantas ornamentales que se cultivaban dentro de los monasterios, con fines religiosos y simbólicos.
  • Las hojas, generalmente, se encuentran divididas entre 5 ó 7 folíolos ovaladados, de extremidad apuntada o redondeada, a veces dentados; de color verde claro, verde lustroso muy oscuro, casi negruzco o con matizes azulados. La mayor parte de las especies poseen espinas (protuberancias de los tallos) o púas en sus tallos. Las espinas suelen tener las bases anchas y se curvan hasta una punta fina; aunque las especies más silvestres, se encuentran densamente cubiertos de aguijones más que de espinas. Tanto las hojas nuevas como los tallos jóvenes, están frecuentemente tienden a virar hacia los rojizos.
  • Las flores de las rosas, poseen una amplia gama de colores que se pueden encontrar en las paletas de los blancos, rosados, rojos, amarillos, naranjas y púrpuras. Los rosales producen una gran variedad de flores, éstas pueden ser: Simples, Semidobles, Dobles, Plenamente dobles. Las formas de las Rosas pueden ser: plana, en copa, apuntada, en forma de urna, redondeada, en roseta, en roseta cuarteada y en borla. Las Rosas se clasifican oficialmente en 3 grupos: Especies, Rosales antiguos y Rosales modernos. Este punto de las flores de las rosas, se encuentra ampliado, detallado y desarrollado en el post de Rosas-Rosales (parte II) Clasificación & Formas de las rosas.
  • El fruto del rosal silvestre, Rosa canina, se denomina popularmente tapaculos o escaramujo; éste posee un elevado contenido en vitaminas por lo que ha sido utilizado como astringente. La cubierta es de color rojo intenso muy llamativa y la forma varía según de la especie que se trate. Los frutos de los rosales, generalmente, van seguidos de la floración, en racimos de brillantes frutos. Estos tienen interés al final del verano y en otoño y son considerados de un importante valor ornamental en la planta.
  • Los rosales, suelen ser plantas vigorosas y resistentes a las heladas; prefieren climas templados y se dan mejor con un mínimo de 2 meses de frío invernal. Lo ideal es que tengan el suficiente frío prolongado para inducir el reposo de la planta y la debida formación de yemas. Las heladas colaboran en matar las plagas invernantes.

 

el Rosedal del Parque del Buen Retiro en Madrid.

 

  • Requieren de una ubicación abierta (aireada y con ventilación, para evitar la propagación de enfermedades fúnguicas) y soleada, como mínimo necesitan la mitad del día expuestos al sol; de lo contrario disminuirá su producción de flores y son propensos al oidio (hongo parásito que aparece por la falta de exposición solar necesaria). Como también es importante que se encuentren protegidos de los vientos fuertes, los cuales estropean el follajes y las flores, pudiendo ocasionar daños en las ramas.
  • En cuanto a las necesidades edáficas, prefieren suelos fértiles, un poco ácidos (ph bajo) con capacidad de retención de humedad, pero al mismo tiempo, bien drenados. Debe evitarse plantarlos en zonas donde ha habido anteriormente rosales durante mucho tiempo, debido a la acción perjudicial que pueden producir determinados organismos; se recomienda para evitarlo, cambiar el suelo o simplemente plantar los rosales nuevos en otra ubicación del jardín.
  • Deben abonarse a finales del invierno o principios de primavera, para la obtención de un gran calidad de flores, como también una capa de empajado. Durante la primavera, es recomendable, continuar fertilizándolo cada 3 semanas. Eliminar las flores marchitas, y las cabezuelas florales que se remontan (se elevan de nuevo, para indicar una floración repetida o continua).
  • La propagación es mediante injertos o esquejes de madera dura obtenidos en otoño. La mayor parte de los rosales híbridos se injertan en patrones vigorosos, que resisten las enfermedades y no forman chupones. La reproducción por semillas suele estar limitada a las especies o a la creación de nuevos híbridos. Las semillas germinan bien, aunque hay que estratificarlas de 8 a 12 semanas antes de la siembra.
  • Todas las rosas y rosales son propensos al ataque de diversas plagas y enfermedades, como los pulgones (pequeños insectos verdes, rojos, negros y amarillos) en los capullos florales, el oidio (hongo parásito-eflorescencia blanquecina y harinosa, en la cara superior de las hojas), roya (hongo parásito-pústulas naranjas que viran al negro en verano en el envés de las hojas) mildiu (hongo parásito-manchas aceitosas en el haz de las hojas), mancha negra del rosal (manchas negras circulares en el haz de la hoja), podredumbres radicales, entre las más frecuentes.
Para mayor info sobre los Rosales:

Rosales (parte II) clasificación & formas de flores de las rosas.

Clasificación y tipo de rosales.

Sigue este link para tips y consejos de Arreglos florales con Rosas.

 

 

Fuente: Enciclopedia, The Royal Horticultural Society-Grijalbo. Botánica, Guía ilustrada de plantas-Könemann.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.