Enfermedades fisiogénicas más comunes en las plantas de interior

Monstera deliciosa, mancha por quemadura solar

Monstera deliciosa, mancha por quemadura solar

Las enfermedades no parasitarias o fisiogénicas son originadas directamente por factores del ambiente, las cuales no presentan signo de enfermedad. Estas enfermedades son de difícil diagnóstico sobre todo en las plantas de interior ya que se pueden combinar una o varios de los factores.

  • Factores mecánicos: cortes, podas o roturas.
  • Factores físicos: bajas o altas temperaturas, exceso o falta de riego, falta de aireación del suelo, heladas, granizo, viento, deficiencias de luz natural o quemaduras de sol.
  • Factores químicos: un exceso o mal uso de los fitoterápicos (insecticidas, fungicidas, etc.).
  • Factores nutrimentales: carencia o exceso de macro o micronutrientes.

 

Enfermedades fisiogénicas más comunes en las plantas de interior:

  1. Exceso o falta de riego: en ambos casos los síntomas son marchitamiento general, deshidratación y caída de hojas.
  2. Quemaduras solares: en caso de una exposición incorrecta, los síntomas son manchas grandes e irregulares.
  3. Quemaduras por agua fría: algunas especies como Saintpaulia y Gloxinia requieren de un riego por capilaridad, para evitar mojar el follaje donde se producen las quemaduras y preferiblemente con agua temperatura ambiente o tibia.
  4. Corrientes de aire: reaccionan perdiendo las hojas o una languidez en las mismas.
  5. Fluctuaciones de temperatura: el problema se produce con los cambios bruscos de temperatura, ya sea por la calefacción y/o aire acondicionado. Es recomendable una Tº entre 13-15 ºC.
  6. Escasez de humedad ambiental: la mayoría de las plantas que utilizamos en los interiores son originarias de clima tropicales y/o subtropicales, con climas cálidos y húmedos. Son sensibles a la falta de humedad. Se tornan de color parduzcos por deshidratación en bordes y extremos de las hojas. Es recomendable rociar el follaje para aportar un ambiente húmedo.
  7. Abrillantadores de follaje: pueden causar manchas foliares, en las hojas, de color plateado cuando se usan indebidamente. Es recomendable no usarlos y limpiar las hojas de las plantas con un paño limpio y seco y obtendrás el brillo natural y propio de la planta. Los abrillantadores pueden tapar los estomas-poros de las plantas y lograr un efecto contrario al esperado. Por lo tanto no recomiendo usarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *