Cómo cuidar las plantas carnívoras o insectívoras

Nephentes sp.-Planta de jarro, en el invernadero del Hortus Botanicus de Ámsterdam

 

En nuestro anterior post sobre las plantas carnívoras o insectívoras, comentábamos sobre sus características generales y las principales familias y géneros botánicos. A continuación les brindamos una guía con los principales cuidados que necesita este grupo de plantas tan particulares y exóticas.

Consejos para su cuidado y mantenimiento diario:
  • Evitar el sol directo, la luz solar directa deseca las trampas, disminuyendo la capacidad de captura. Nepenthes y Pinguicula, se adaptan a condiciones de sombra. Solamente un par de horas de sol directo por la mañana -pueden tolerar pero nunca el de pasado las 12 p.m.- y en especies como la Dionaea es bueno para la pigmentación de sus trampas.
  • Regar solamente con agua de lluvia o destilada. Prohibida el agua de grifo o mineral.
  • No tocar las trampas, ni suministrarles comida; ellas mismas se ocuparan de alimentarse, el imponerles comida en sus trampas, puede forzar éstas y consecuentemente morir.
  • No suministrarles carnes -solamente consumen insectos y artrópodos- ya que se pudrirán en la planta y luego esta morirá.
  • Las plantas carnívoras, vivirán aunque no atrapen ningún insectos/artrópodos, alimentándose de la energía solar, pero se verá reflejado en su lento y menor crecimiento/desarrollo.
  • No fertilizar ni abonar. El sustrato para el cultivo de orquídeas junto con el esfagno, son los sustratos ideales.
  • La mayoría son intolerantes a situaciones de sequía, tener en cuenta que muchas viven en pantanos. Por lo que es recomendable, en verano, facilitarles un platito con agua en la base. A excepción de la Drosera y Drosophyllum que requieren condiciones más secas que el resto.
  • Las originarias de regiones tropicales, prefieren ambientes con un alto grado de humedad. Es el caso de Nepenthes, que requiere entre 20 y 30º de Tº para prosperar.
  • Las especies originarias de regiones frías como las del género –Sarracenia, Drosera y Pinguicula– toleran Tº por debajo de 0º.
  • Las plantas carnívoras son sensibles a un hongo patógeno denominado Botrytis cinerea -desarrollándose en ambientes cálidos y húmedos- una buena medida para prevenirlo, es airear y ventilar el área como también retirar las hojas muertas.

 

Nephentes sp Planta de jarro en el invernadero del Hortus Botanicus de Ámsterdam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.