Bulbos de primavera, se plantan en otoño

Narcisos, Muscaris y Fritillarias florecidos en primavera en la Avenida de la 100 Fuente Villa D'Este

 

 Narcisos, Muscaris y Fritillarias en tiestos florecidos en primavera en la Avenida de la 100 Fuentes en la Villa D’Este-Tivoli, Roma

 

Las herbáceas bulbosas son plantas con una floración sumamente atractiva y en algunos casos hasta imponente. Poseen floraciones estacionales, según cada variedad florecen en diferentes estaciones del año.
 
Por este motivo, generalmente se las suele clasificar, según su período de floración:

 Bulbos que florecen en la Primavera: se plantan durante el otoño en Octubre y Noviembre (hemisferio norte), preferentemente antes que empiecen los primeros frios y el suelo aún esté cálido.

 Bulbos que florecen en el Verano: se plantan a comienzos de la primavera, es el caso de las Dahlias.

Bulbos que florecen en el Otoño: se plantan en el verano, la flor del azafrán, el Crocus sativus.

 

Cabe recordar otras herbáceas bulbosas, perennes, como por ejemplo: Agapantos, Calas, Clivias, Hemerocallis, Hostas, Iris y Tulbagias entre otras.

 

A la hora de plantar los bulbos es recomendable preparar y acondicionar muy bien el suelo -de canteros, macizos o jardineras- aportando harina de hueso (fertilizante orgánico de liberación lenta para incentivar la floración), arena o perlita (sustratos inorgánicos) para proporcionar suelos permeable, siendo una de las principales necesidades de cultivo que requieren, junto con un excelente drenaje para evitar acumulación de agua, debido a qué los bulbos son muy vulnerables a la pudrición por un exceso de riego y humedad. Además del aporte de algún sustrato orgánico como el humus, turba o una capa de abono en el momento de la plantación.

En épocas de reposo, es conveniente, evitar los riegos.

Realizar la técnica de acolchado o mulching, es muy aconsejable, una vez plantados los bulbos, para así mantener a éstos protegidos de las bajas temperaturas, de las heladas y excesos de humedad. Esta técnica es válida tanto para cultivar directamente en tierra como en macetas.

En el caso de plantar los bulbos en macetas, es conveniente, no dejarlas expuestas a las bajas Tº y heladas, manteniéndolas hasta que empiecen a salir los primeros brotes, en lugares resguardadas frescos, secos y oscuros.

 

Bulbos de floración primaveral, se plantan en otoño:

Allium-Ajos decorativos: se siembran a una profundidad entre 15 y 20 cm. y a una distancia entre 20-30 cm.

 Crocus-Crocos: los Crocus ornamentales, ya que el Crocus sativus -la flor de donde se obtiene el azafrán florece en otoño-, se siembran a una profundidad de 8 cm. y a una distancia de 10 cm. cada bulbo. Los Crocus se multiplican rápidamente y es necesario sacarlos de la tierra cada 3 ó 4 años, una vez que las hojas hayan marchitado, dividirlos y volver a plantarlos inmediatamente.

 Fritillaria imperialis-Corona imperial: los bulbos de las Fritillarias se plantan a una profundidad entre 20 y 25 cm. y la misma distancia entre cada bulbo.

 Galanthus nivalis: se siembran a 8 cm. de profundidad y a una distancia entre 15-20 cm. cada bulbo.

 Hyancinthus-Jacintos: se plantan a una profundidad de 15 cm. y a una distancia entre 15-20 cm. entre cada bulbo. Para lograr una mejor calidad de flores, es recomendable, desenterrarlos y guardarlos con turba o arena en un sitio oscuro y fresco.

 Ipheion: se plantan a 5 cm. de profundidad y entre 5-10 cm. de distancia entre cada bulbo.

 Ixias: se siembran a 10 cm. de profundidad y de distancia entre sí.

 Muscaris: se cultivan a 12 cm. de profundidad y a una distancia entre 8-12 cm. cada bulbo.

 Narcissus-Narcisos: los bulbos de Narcisos pequeños se plantan a una profundidad de 10 y 12 cm. y a una distancia entre 15-20 cm., mientras que los bulbos grandes (que producen flores más grandes) se siembran a una profundidad de 18 cm. y a una distancia de 20 cm. cada bulbo. A diferencia de otras plantas bulbosas como los Jacintos y Tulipanes, pueden dejarse plantados y se reproducirán generosamente.

 Scilla peruviana: se siembran a 10 cm. de profundidad y de distancia entre cada bulbo.

 Tulipas-Tulipanes: se plantan entre 15 y 18 cm. de profundidad en suelos fértiles y a una distancia de 10-15 cm. entre cada bulbo. En zonas de clima frío, deben extraerse los bulbos una vez que la parte aérea haya desaparecido, almacenándolos en un lugar seco, fresco y ventilado, para volverlos a plantar en otoño.

 

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. Inés 26 noviembre 2015 at 08:10 - 

    Gracias por el espacio, estoy pronta a diseñar mi jardín soñado, el espacio será aproximadamente de 200 mts. cuadrado, necesito me orienten y me den ideas, soy sureña, valdiviana, lo explico por el clima y ver qué plantas puedo poner,
    Atentamente.
    Inés.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Requeridos *

Aparts For Rent Buenos Aires

Casa&Jardín DECO

Anunciantes

Sigue nuestras publicaciones!

¡No te pierdas ninguno de nuestros artículos!

Hagamos Social Media Juntos!












Hoy nos inspira

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la Primavera

Pablo Neruda

Flickr

    Combo Widget

    Cactus & Crasas

    RRSS

    No te pierdas nada

    Recibe en tu correo nuestras publicaciones

    Bookshelf 2.0 developed by revood.com